procedimiento monitorio geslegal castalla

El procedimiento  monitorio es el procedimiento judicial más sencillo para cobrar deudas.

Consiste en una reclamación que se presenta en el juzgado de primera instancia del domicilio del deudor.

También puede ser interpuesto en los Juzgados de lo Mercantil de las ciudades capitales de provincia.

            El procedimiento monitorio consiste en un escrito sencillo, para el cual no es necesaria la intervención de abogado y procurador.

Para empezar en este escrito se detalla el importe impagado, normalmente una o varias facturas, y los justificantes bancarios de devolución de efectos, si es el caso.

Es posible reclamar, además, los intereses de demora desde la fecha del vencimiento de las facturas hasta la fecha en que se interpone el monitorio.

Sobre estos intereses, véase nuestra entrada en el blog “Los intereses de demora”.

Para poder reclamarlos es conveniente incluir en el escrito la liquidación de los mismos, la cual puede realizarse fácilmente en línea en la página web www.calculo-intereses.com.

Cuando el deudor demandado es notificado tiene tres opciones:

  • Pagar la cantidad que se le reclama.

  • No presentarse y dejar transcurrir el plazo de 20 días que se le concede para ello.

  • Oponerse.

El primero de los casos se termina el procedimiento y el acreedor cobra la cantidad por la que interpuso el monitorio.

En el segundo caso en el que el deudor no compareze, el juzgado dictará un decreto de finalización del monitorio que permitirá al acreedor presentar una demanda ejecutiva para poder solicitar el embargo de los bienes del deudor: saldos bancarios, devoluciones pendientes de IRPF, parte proporcional del salario, etc.

En el tercer caso, si el deudor se opone, pueden darse a su vez dos supuestos.

Si la deuda reclamada es igual o inferior a los 6.000 € se deriva el procedimiento monitorio a un declarativo verbal, en el que se podrá practicar más prueba sobre la controversia.

Este caso, y si la deuda es superior a 2.000 €,  las partes deberán actuar asistidas de abogado y procurador.

En función de la prueba que haya de practicarse (por ejemplo, si se solicitan testificales) y de si las partes solicitan vista, ésta se señalará o, por el contrario, el juez resolverá sin necesidad de celebrar juicio.

 En la eventualidad de que la cantidad reclamada sea superior a 6.000 € el demandante tendrá el plazo de un mes para interponer una demanda de juicio ordinario.

En la que es más habitual que se haya de celebrar vista debido a que la mayor cuantía reclamada suele hacer necesaria más prueba para acreditar las pretensiones de los litigantes.

Geslegal aconseja que el procedimiento monitorio sea interpuesto por un abogado.

Sin ánimo de ser corporativistas, aconsejamos que el procedimiento monitorio sea interpuesto por abogado, quien puede prescindir en esta fase del procurador.

Determinados errores u omisiones pueden perjudicar la evolución posterior del procedimiento y favorecer que el demandado se oponga.

Por otra parte, un profesional tendrá en cuenta todos los conceptos que pueden ser incluidos en la reclamación.

El precio de interponer un procedimiento monitorio es bajo y el coste por la actuación de un letrado es fácilmente compensado con los mejores resultados obtenidos.

Temas relacionados

© Servicios Empresariales Geslegal | Bufete de Abogados en Castalla (Alicante) | Asesoria juridica | Partido judicial de Ibi | Llama ahora 649 540 073

Procedimiento Monitorio